Traductor

LA REVELACION DE JESUCRISTO - 8


Apocalipsis Capítulo 8

 
El Séptimo Sello

Verso 1:

"Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora".

El Séptimo y último Sello se abrió sin nada más que un total silencio en el cielo por espacio de media hora. Hay muchas opiniones sobre este Sello. Una versión común es que el Séptimo Sello comprende a las Siete Trompetas. Pero esto no podría ser así, porque cada serie de "siete" en el Libro de Apocalipsis es distinta una de otra. Otra versión es que Jesucristo está levantándose de Su Trono de Misericordia y pasando a sentarse a Su Trono de Juicio. En otras palabras, el Asiento de Misericordia es cambiado por el Asiento de Juicio.

Hasta que Dios envió al mensajero a la 7ma. Edad de la Iglesia, a revelar la verdad, teólogos, predicadores, estudiantes de la Biblia sólo podían argumentar. La verdad obvia es que el 7mo. Sello mantiene el secreto para la Venida del Señor Jesucristo. Recuerde, Juan no vio ni escuchó nada, ya que había un completo silencio en el cielo. Obviamente, algo grande estaba a punto de pasar. Y no hay nada más grande que el Señor Jesucristo regresando a la tierra a reclamar Su propiedad.

Acuérdese, en el capítulo 5, que Siete Sellos fueron puestos sobre el pergamino enrollado - "un libro escrito por dentro y por fuera" - para que nadie pudiera leerlo o mirar dentro de él. Este rollo era el "título de propiedad", para la redención de la tierra. Los Siete Sellos debían ser rotos uno por uno, para que el pergamino pudiera ser desenrollado (abierto), para revelar sus contenidos. Sólo el León de la Tribu de Judá, quien había prevalecido como el Cordero, era idóneo para romper y desatar los sellos. Y una vez que el séptimo y último sello fue roto, y el libro fue abierto, los misteriosos contenidos serían conocidos. Por lo tanto, cuando este 7mo. Sello fue abierto, nada fue oído ni visto por el Apóstol Juan, a causa de que este era el último sello sobre el libro. El último sello revela el fin del tiempo, no que el tiempo había terminado.

Cuando el 7mo. Sello fue roto, el cielo estuvo en silencio, porque el rollo fue abierto y todo el cielo esperaba con asombrosa expectativa que el Señor reclamara Su obra de redención terminada. ¡Este fue un gran momento! La redención se había convertido en una realidad y pronto el tiempo no sería más. "Calle toda carne delante del SEÑOR; porque él se ha levantado de su santa morada" (Zac. 2:13). Y el Señor fue visto descendiendo a la tierra como un Angel Poderoso, con el libro abierto en Su mano, en Apocalipsis capítulo 10. Y El gritó con alta voz, como el rugido de un león; y cuando hubo gritado, los Siete Truenos emitieron sus voces. Juan escuchó su mensaje, pero le fue dicho que sellara lo que había oído, y le fue prohibido que lo escribiera. Pero uno de estos días, los Siete Truenos aparecerán sobre la tierra y romperán el silencio con su mensaje a la Novia de Cristo. Entenderemos más sobre esto en el capítulo 10.

Basta decir que las Siete Estrellas (o los Mensajeros a las Edades de la Iglesia), los Siete Candeleros (las Siete Edades de la Iglesia), los Siete Sellos y los Siete Truenos serían dados a conocer por completo a la Novia de Cristo durante su casamiento con el Cordero aquí en la tierra. Todas estas obras serían llevadas a cabo por los Siete Espíritus (o los Siete Angeles), quienes están de pie ante el trono de Dios (Ap. 1:4) y quienes obraron junto con el Omnipotente Omnisciente Cristo Jesús - el Cordero con Siete Cuernos y Siete Ojos (Ap. 5:6). Los eventos de las Siete Trompetas y de las Siete Copas, tendrán lugar sólo después del rapto de la Novia-Esposa de Jesucristo. Todos ellos tendrán lugar al principio de la Semana 70 de Daniel, y durarán hasta el regreso de Jesucristo, con Sus santos montando sobre caballos blancos, para la batalla de Armagedón.

Las Siete Trompetas

Cuando la visión de los Siete Sellos terminó, una nueva serie de visiones aparecieron a Juan.

Verso 2:

"Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas".

Los Siete Angeles Espirituales volvieron al trono de Dios. Les fueron dadas Siete Trompetas, para llevar a cabo nuevas asignaciones por el Todopoderoso. Cuando cada uno de ellos se dispuso a soplar su trompeta, algo pasó sobre la tierra. Después del sonido de las trompetas, les fueron dadas Siete Copas.

Versos 3 y 4:

"Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono".

"Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos".

Mientras la visión continuó, Juan fue testigo del escenario de un templo Judío. Esto significó que la dispensación de la Iglesia del Nuevo Testamento había terminado y que Dios estaba entonces tratando con Israel. Mientras el juicio del Señor Dios, estaba a punto de venir sobre la tierra, a un ángel con un incensario de oro, le fue dado un montón de incienso para ofrecer a Dios. El dulce aroma del incienso se mezcló con las oraciones de todos los santos, pasados y presentes, de Dios, y fueron ofrecidos sobre el altar de oro ante el trono de Dios. Esto fue hecho para apaciguar a Dios, por así decirlo, para que recordara Sus promesas a Israel, incluso cuando comenzó a juzgarlo a él y al mundo. Amén. Dios está lleno de Gracia y Misericordia. Su ira será derramada por completo solo al final de la Semana 70 de Daniel.

Verso 5:

"Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto".

El conjunto de los juicios, habla de la sentencia de fuego del Señor, viniendo sobre la tierra, mientras El comienza a tratar con Israel de acuerdo a Sus promesas a Abraham, Isaac y Jacob. "Yo les mostraré maravillas como el día que saliste Egipto. Las naciones verán y se avergonzarán de todo su poderío; pondrán la mano sobre su boca, ensordecerán sus oídos. Lamerán el polvo como la culebra; como las serpientes de la tierra, temblarán en sus encierros; se volverán amedrentados ante el SEÑOR nuestro Dios, y temerán a causa de ti" (Miqueas 7:15-17). Cuando el ángel arrojó el incensario sobre la tierra, hubieron grandes conmociones y acontecimientos tremendos en el Cielo - "hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto" - lo cual significa la asombrosa majestad y poder de Dios (ver también Ap. 11:19; 14:17-20; 16:18 e Is. 29:6). Y el mundo entero seguramente temblará y se maravillará de las cosas que tendrán lugar. "Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas" (Lucas 21:25-26). Sí, las noticias en masa en los medios de comunicación, serán la 'dieta' regular de cada uno sobre la tierra, mientras se maravillan y preguntan "¿qué es lo siguiente que va a pasar, y qué va a pasar con nosotros?".

Verso 6:

"Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas".

Recuerde, antes de que pudieran comenzar a tocar sus trompetas, estos Siete Angeles tuvieron que hacer el trabajo de pronunciar sus voces a través de los Siete Truenos a la Novia-Esposa de Cristo para su transformación translación para encontrarse con su Señor en el aire. Además, los Angeles soplaron sus trompetas en el Cielo, y cada vez que una trompeta era soplada, Juan veía algo tomando lugar en el reino celestial, lo cual afectaba abajo en la tierra. Así como los cuatro primeros sellos espiritualmente afectaron a la Iglesia de Dios, las cuatro primeras trompetas físicamente afectaron a los hijos de Israel. El sonido de estas cuatro trompetas apunta al ministerio de los Dos Testigos, en el espíritu y poder de Moisés y Elías, mientras Dios trata con Israel. Juan los vio en otras series de visiones, más tarde en Apocalipsis 11, versos 3 al 6, lo cual corresponde con las cuatros trompetas: "Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos dos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran". Estos Dos Profetas de Dios son la gracia y misericordia de Dios a Israel, para traerlo de vuelta a Su Palabra. Y sus ministerios producirán efectos cósmicos sobre el medio ambiente del mundo.

Las plagas a ser liberadas por las cuatro trompetas afectarán principalmente a "la tercera parte de la tierra" - el mundo Bíblico del Medio Oriente, con Jerusalén como el punto focal. Esto es lo que tenemos que entender. Por supuesto, los habitantes del mundo entero serán afectados de una u otra manera, mientras Dios llama la atención de Israel a Su Palabra. Esto será en la primera mitad (3 años y medio) de la última semana (7 años) de la profecía de las Setenta Semanas de Daniel. Dios tratará con Israel porque en esa hora ellos habrán entrado en un pacto con el Papa - el Anticristo - de la Bestia Romana (ver Daniel 9:27; Ap. 13:1-3).

La Primera Trompeta

Verso 7:

"El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde".

El granizo y el fuego no se mezclan. Aquí están, incluso, mezclados con sangre. El granizo es una lluvia de hielo fría. El fuego es una masa ardiente y caliente. La sangre es vida. "Granizo y fuego mezclados con sangre" no serán literalmente lanzados sobre la tierra. Ellos simbolizan el poder, sabiduría y misericordia en el juicio a los que rechazaron Su Palabra. Esto será un juicio de advertencia, aunque muchas vidas serán grandemente afectadas. Mucha gente morirá durante este período de juicio (leer Exodo 9:22-26). La Primera Trompeta causará el comienzo de cambios cósmicos, afectando el clima de la tierra. Los Dos Testigos en Israel cerrarán los cielos y la lluvia no caerá en la tercera parte del mundo.

Hoy en día, Israel está bendito con abundantes productos agrícolas, así como también varias clases de animales. ¿Qué pasará cuando la sequía se vuelva severa? Por supuesto, habrá extremo calor, mientras los cielos estarán prácticamente despejados. Esto causará que la tercera parte de la tierra, los árboles, y toda la hierba verde se incendie. Esta condición fue predicha en la profecía de Joel: "¡Ay del día! Porque cercano está el día del SEÑOR, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso. ¿No fue arrebatado el alimento delante de nuestros ojos, la alegría y el placer de la casa de nuestro Dios? El grano se pudrió debajo de los terrones, los graneros fueron asolados, los alfolíes destruidos; porque se secó el trigo. ¡Cómo gimieron las bestias! ¡Cuán turbados anduvieron los hatos de los bueyes, porque no tuvieron pastos! También fueron asolados los rebaños de las ovejas. A ti, oh SEÑOR, clamaré, porque fuego consumió los pastos del desierto, y la llama abrazó todos los árboles del campo. Las bestias del campo bramarán también a ti, porque se secaron los arroyos de las aguas, y el fuego consumió las praderas del desierto" (Joel 1:15-20).

La Segunda Trompeta

Versos 8 y 9:

"El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre".

"Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida".

La descripción de que "una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar" no se refiere a un meteorito o cometa grande ardiendo y sumergiéndose en el océano. Aunque habrá algunos fenómenos en los cielos, la "gran montaña ardiendo en fuego" simboliza realmente el juicio de Dios sobre un gran sistema que pronto será quemado y echado, mientras El trate con Israel. Israel habrá firmado un pacto con el "príncipe" de Roma, antes del comienzo de la Semana 70 de Daniel (Daniel 9:27). Dios aborrece esa Bestia Romana. La Iglesia Romana es una ramera que contaminó la Palabra de Dios y mató a Sus santos. Y ¡todavía Israel entrará en un pacto con ella! pero Dios mostrará Su desagrado con Israel y con esa gran ramera. Sus Dos Profetas herirán la tercera parte del mar y cambiarán el agua en sangre. El agua en el Gran Mar (Mar Mediterráneo) y otras masas de agua en la región del Medio Oriente se volverán como sangre. Una tercera parte de todas las criaturas vivientes morirán y una tercera parte de todos los barcos será destruida en esa tercera parte del mar. Lo que sea en que se convierta el agua no es ciertamente sangre literal, sino algo que parece como sangre, lo cual matará a las criaturas vivientes y dañará a los barcos que naveguen o estén anclados en esas aguas. (Este fenómeno podría ser la generalización de 'mareas rojas' o 'aguas rojas' en esa área). Tales destrucciones en el mar dificultarán el envío de bienes entre las naciones, especialmente en esa región.

La Tercera Trompeta

Versos 10 y 11:

"El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas".

"Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en Ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas".

"Cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha" simboliza que el Adversario de Dios, Lucifer-Satanás, pronto será quemado.

No habrá una estrella literal o un cometa cayendo sobre cada río y fuente, en aquella región Bíblica del mundo, aunque posiblemente habrá disturbios cósmicos en cierta medida. Satanás fue la gran estrella (ángel) que fue expulsado de su alta posición en los lugares celestiales, cuando trató de ser como Dios. El fue el espíritu de calamidad (ajenjo) para la creación de Dios, por así decirlo, y el que trajo amargura a todo aquello que moraba sobre la tierra. Por lo tanto, cuando los Dos Profetas hieran el agua fresca en los ríos y fuentes en aquella tercera parte del mundo y la hagan amarga, Israel y otras naciones se darán cuenta de que han abandonado a su Creador y que han sido engañadas por el espíritu de amargura. Mucha gente morirá por causa del agua amarga.

La Cuarta Trompeta

Verso 12:

"El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche".

A diferencia de las tres primeras trompetas, ningún símbolo celestial es mostrado, cuando es soplada esta Cuarta Trompeta. Dios obra en 'tres', pero este es el sonido de la cuarta trompeta y los eventos de este sonido tendrán un efecto mayor sobre toda la tierra. A través de los Dos Testigos, Dios herirá una tercera parte de las luces celestiales, - el sol , la luna y las estrellas - así no habrá luz en la tercera parte del día y de la noche. Cuando Dios haga esto, no sólo Israel y la región del Medio Oriente sentirán la oscuridad por una tercera parte del día y de la noche, sino que todas las naciones de la tierra sentirán el mismo efecto en una cierta extensión. Pero, ¿qué efecto tendrá esta oscuridad sobre los habitantes de la tierra? Con la tercera parte de las luces celestiales oscurecidas, la tierra perderá un grado proporcional de su calor, resultando en drásticos cambios climáticos. La tierra se enfriará - sí, ¡¡oscuridad y frío en la tercera parte del día y de la noche!! Esto demuestra que no hay nada más que juicio, tal como los días en que una misteriosa oscuridad cubrió la tierra de Egipto (cuando Israel estaba cautivo allí) por tres días enteros. (Leer Ex. 10).

La Cuarta Trompeta será la última advertencia a Israel. Será sonada en algún momento justo  antes de que los primeros 3 años y medio de la Semana 70 de Daniel estén completos. Mientras tanto Dios estará consiguiendo alistar a Israel para escuchar el Evangelio de los Dos Testigos, con el espíritu de Moisés y Elías, para que puedan estar preparados para hacer frente a lo que vendrá en los 3 años y medio finales, - el tiempo de angustia de Jacob (Jer. 30:7) cuando rechacen al Anticristo. Para entonces, los 144.000 siervos Judíos recibirán la revelación de su Mesías y serán sellados con el Nombre de Dios en sus frentes (Ap. 7:3). Ellos habrán aprendido y comprendido lo suficiente para poder moverse con el Espíritu Santo y alimentar a Israel, la Mujer de Apocalipsis 12, durante los 3 años y medio de la Gran Tribulación.

Ay, Ay, Ay

Verso 13:

"Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están por sonar los tres ángeles!"

{Nota: La frase "los otros toques de trompeta que están por sonar los tres ángeles" no significa que las trompetas tengan voces para pronunciar. Esto simplemente quiere decir que cuando cada trompeta es soplada o sonada, le sigue un cierto sonido o voz. Esto es, que tiene un cierto significado, sentido u objetivo. Fallar en entender esto puede causar la mala interpretación de Apocalipsis 10: 7 , de colocar al Séptimo Mensajero a la Edad de la Iglesia, en lugar del Séptimo Angel con Trompeta de Juicio. Todos los Mensajeros a las Edades de la Iglesia tenían voces. En  sus pronunciaciones (hablando, gritando, expresando o clamando), ellos estaban realmente sonando sus mensajes en sus respectivas edades.}

Aquí tenemos la revelación de tres "ayes", que vendrán sobre los habitantes de la tierra con el sonido de la Quinta Trompeta en la mitad de la Semana 70 de Daniel, y continuarán a lo largo de las Sexta y Séptima Trompeta, hasta el fin de los últimos 3 años y medio de la Semana 70. El efecto de estos "ayes" sobre el mundo será más intenso con cada día que pase, hasta que la última Trompeta sea soplada y la última de las Siete Copas sea derramada sobre la tierra.  Pero, ¿qué son estos tres "ay, ay, ay"?

El Primer Ay viene inmediatamente con el soplido de la Quinta Trompeta. Esto está registrado en Apocalipsis 9:1-12. El abismo es abierto y todos los demonios son dejados sueltos sobre la tierra, para atormentar a la humanidad. ¡Oh, cómo desearán los vivos estar muertos!

El Segundo Ay está registrado en Apocalipsis 11: 7-14. Con los demonios sueltos, el Anticristo no vacilará en matar a los Dos Profetas, por profetizar contra él y 'perturbar la paz' de su reino (el sistema Bestial) durante 1260 días o 42 meses (Ap. 11:3-12; 8:6-12). Con la muerte de los Dos Profetas, la Voz de Dios es silenciada, por así decirlo, entonces Israel tendrá que enfrentar al hombre de pecado.

El Tercer Ay está en Apocalipsis 12: 7-17. La expulsión del gran dragón rojo (el Diablo) y todos sus ángeles, habla de la Caída de Lucifer, eones atrás y de su encarnación en el Hombre de Pecado, el Hijo de Perdición - el Papa. El Papa se sentará en el Templo de Jerusalén y se proclamará a sí mismo como Dios (2 Tes. 2:3-4). El es Satanás encarnado, y la Abominación que desolará el lugar sagrado del sacrificio, en el templo del Dios Viviente de Israel. El diablo perseguirá a la mujer de Israel y matará a aquellos que "mantengan los mandamientos de Dios y tengan el testimonio de Jesucristo". Esto será un baño de sangre.

Todos estos "ayes" completarán la profecía de Daniel 9: 27: "Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; A LA MITAD DE LA SEMANA HARA CESAR EL SACRIFICIO Y LA OFRENDA. DESPUES CON LA MUCHEDUMBRE DE LAS ABOMINACIONES VENDRA EL DESOLADOR, HASTA QUE VENGA LA CONSUMACION, Y LO QUE ESTA DETERMINADO SE DERRAME SOBRE EL DESOLADOR".


 

Autor: Apóstol Richard Gan. Publicado en su Web Prophetic Revelation. Traducido al 
español por ministerioderevelacionprofetica.blogspot.com