Traductor

LA DOCTRINA DE LOS NICOLAITAS



"Y también tienes a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas, la que yo aborrezco". (Ap. 2:15)

Ustedes recordarán  que en la Edad de Efeso expliqué que la palabra: Nicolaíta, viene de dos vocablos griegos: Nikao que quiere decir conquistar, y Lao que quiere decir el laico. Nicolaíta quiere decir: "conquistar al laico".  Ahora ¿por qué es esta una cosa tan terrible?  Es terrible porque Dios nunca ha puesto a Su iglesia en las manos de un liderazgo elegido que se mueve con mentalidad política.  El ha puesto a Su iglesia bajo el cuidado de hombres ordenados por Dios, llenos del Espíritu, que viven la Palabra, que guían al pueblo por medio de alimentarles la Palabra.  El no ha dividido al pueblo en clases para que las masas sean guiadas por un sacerdocio santo.  Es verdad que el liderazgo tiene que ser santo, pero así también tiene que serlo toda la congregación. 

Además, no hay ni un lugar en la Palabra donde sacerdotes, o ministros o semejantes, son mediadores entre Dios y el pueblo, ni tampoco hay un lugar donde están divididos en su adoración al Señor.  Dios quiere que todos lo amen y le sirvan juntos.  El  Nicolaísmo  destruye  esos preceptos y en vez separa a los ministros del pueblo y hace señores a los líderes en vez de siervos.

Ahora, esta doctrina empezó en realidad como un hecho en la primera Edad.  Parece que el problema está en dos palabras:  "ancianos" (presbíteros), y "supervisores" (obispos).  Aunque la Escritura muestra que hay varios ancianos en cada iglesia, algunos empezaron (Ignacio entre ellos), a enseñar que la idea de un obispo era uno de preeminencia o autoridad y control sobre los ancianos.  Ahora, la verdad del asunto es que la palabra "anciano" indica quién es la persona, mientras que la palabra "obispo" indica el oficio del mismo hombre.

El anciano es el hombre.  Obispo es el oficio del hombre.  "Anciano" siempre se ha referido y siempre se referirá simplemente a la edad cronológica de un hombre en el Señor. El es un anciano, no porque él es elegido u ordenado, etc., pero porque él es DE MAYOR EDAD. El más maduro, preparado, no es un novato, es digno de confianza por razón de su experiencia y la prueba de muchos años de su experiencia Cristiana.  Pero no,  los obispos no se apegaron a las epístolas de Pablo, sino que más bien fueron al relato de Pablo de la ocasión en que él llamó a los ancianos de Efeso a Mileto en Hechos 20.  En el versículo 17 el relato dice que "ancianos" fueron llamados y luego en el versículo 28 ellos son llamados obispos (supervisores).

Y estos obispos (sin duda con mentalidad política y ansiosos de poder),  insistieron que Pablo había dado el significado que los "obispos" eran superiores al anciano local con capacidad oficial solamente en su propia iglesia.  Para ellos un obispo era uno con autoridad extendida sobre muchos líderes locales.  Tal concepto no era ni Escritural ni histórico, sin embargo aun un hombre de la estatura de Policarpo se inclinaba a tal organización. Así que, aquello que empezó como un hecho en la primera Edad llegó a ser una doctrina literal y así es hoy.

Los obispos todavía  afirman que tienen poder para controlar a los hombres y tratar con ellos como deseen, colocándolos en el ministerio donde ellos quieren.  Esto niega el liderazgo del Espíritu Santo Quien dijo:  "Apartadme a Pablo y a Bernabé para la obra a la cual los he llamado".  Esto es antipalabra y anticristo.  Mateo 20:25-28:  "Entonces Jesús, llamándolos, dijo:  Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.  Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos".  Mateo 23:8-9:  "Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí;  porque Uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque Uno es vuestro Padre, el que está en los cielos" .

Para aclarar esto aún más, permítanme explicar el Nicolaísmo de esta manera. Recuerden Uds. que en Apocalipsis 13:3 dice:  "Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia".  Ahora, nosotros sabemos que la cabeza herida fue el pagano Imperio Romano, aquel gran poder político mundial. Esta cabeza se levantó de nuevo como el "imperio espiritual Católico Romano". Ahora,  observen esto cuidadosamente.  ¿Qué hizo la Roma política pagana que fue la base de su éxito?  Ella  "dividió y conquistó".  Esa era la simiente de Roma - dividir y conquistar .  Sus dientes de hierro desgarraron y devoraron. A quien ella desgarraba y devoraba no podía levantarse de nuevo, como cuando ella destruyó a Cartago y la sembró con sal. La misma simiente de hierro permaneció en ella cuando se levantó como la iglesia falsa, y su política ha permanecido igual - dividir y conquistar .  Eso es el Nicolaísmo, y Dios lo aborrece.

Ahora, es un hecho histórico bien conocido que cuando este error entró en la iglesia, hombres empezaron a competir por el oficio de obispo con el resultado de que esta posición estaba siendo dada a los hombres más educados y que progresaban en lo material y de mentalidad política. El conocimiento y el programa humano empezaron a apoderarse del lugar de la sabiduría Divina y el Espíritu Santo ya no controlaba.  Esto en verdad era un mal trágico, porque los obispos empezaron a decir que ya no se requería un carácter Cristiano transparente para ministrar la Palabra o los ritos en la iglesia, porque eran los elementos y la ceremonia los que contaban.  Esto permitió que hombres malvados (seductores) destrozaran el rebaño.

Con la doctrina hecha por el hombre de la elevación de obispos a un lugar que no se les concedió en la Escritura,  el siguiente paso fue el otorgamiento de títulos categorizados que llegó a ser una jerarquía religiosa; porque pronto había arzobispos sobre los obispos y cardenales sobre los arzobispos y para el tiempo de Bonifacio III había un papa sobre todos, un Pontífice.

Con la doctrina Nicolaíta y la mezcla de Cristianismo con Babilonismo los resultados tenían que ser lo que vio Ezequiel en el capítulo 8:10:  "Entré, pues, y miré; y he aquí toda forma de reptiles y bestias abominables, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared por todo alrededor".  Apocalipsis 18:2:  "Y clamó con voz potente, diciendo:  Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación".

Ahora esta doctrina Nicolaíta, esta regla que fue establecida en la iglesia no le cayó bien a la gente, porque ellos podían leer la rara epístola o ensayo sobre la Palabra, escrita por alguna persona piadosa.  Así que ¿qué hizo la iglesia?  Excomulgó a los maestros justos y quemó los pergaminos.  Ellos dijeron: "Se necesita una educación especial para leer y entender la Palabra. Pues aun Pedro dijo que muchas cosas que Pablo escribió eran difíciles de entender".  Habiendo quitado la Palabra de la gente, pronto se llegó a que las personas solamente oían lo que el sacerdote tenía que decir, y hacían lo que él les decía. A eso llamaron Dios y Su santa Palabra.  Ellos tomaron control de las mentes y de las vidas de la gente y los hicieron siervos de un sacerdocio despótico.

Ahora, si Uds. quieren pruebas de que la Iglesia Católica demanda las vidas y las mentes de los hombres, sólo escuchen el edicto de Teodosio X.  El Primer Edicto de Teodosio.  Este edicto fue promulgado inmediatamente después de que él fue bautizado por la Primera Iglesia de Roma.  "Es la voluntad de nosotros, los tres emperadores, que nuestros súbditos se adhieran firmemente a la religión que fue enseñada por San Pedro a los Romanos, la cual ha sido fielmente preservada por la tradición y la cual es ahora profesada por el pontífice Dámaso de Roma, y Pedro, obispo de Alejandría, un hombre de santidad Apostólica según la institución de los Apóstoles, y la doctrina del Evangelio; creamos en una Deidad del Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, de igual majestad en la Santa Trinidad. Nosotros ordenamos que los seguidores de esta fe sean llamados Cristianos Católicos; llamamos a todos los seguidores insensatos de las otras religiones con el nombre infame de herejes, y prohibimos que sus reuniones ilegales asuman el nombre de iglesias. Además de la condenación de la justicia divina, ellos deben esperar el grave castigo que nuestra autoridad, guiada por la sabiduría celestial, vea conveniente aplicar..."

Las quince leyes penales que este emperador promulgó en el mismo número de años quitaron a los verdaderos Cristianos todos los derechos de ejercer su religión, los excluyó de todos los oficios civiles, y los amenazaron con multas, confiscaciones, destierros y aun en algunos casos, muerte.

¿Saben Uds. qué?  Vamos directamente en camino a eso hoy en día.

La Iglesia Católica Romana se llama a sí misma la Madre iglesia. Ella se llama a sí misma la primera iglesia u original. Eso es absolutamente correcto. Ella fue la Primera Iglesia original de Roma que cayó y entró en pecado. Ella fue la Primera Iglesia original de Roma que se organizó.  En ella fueron hallados los hechos y luego la doctrina del Nicolaísmo. Nadie negará que ella es una madre. Ella es una madre y ha producido hijas. Ahora, una hija viene de una mujer. Una mujer vestida de escarlata está sentada sobre los siete montes de Roma. Ella es una ramera y ha dado a luz hijas. Esas hijas son las iglesias Protestantes que salieron de ella y luego volvieron a entrar en la organización y el Nicolaísmo. Esta Madre de las iglesias hijas es llamada una ramera. Esa es una mujer que fue infiel a sus votos matrimoniales. Ella estaba casada con Dios y luego se fue fornicando con el diablo y en  sus fornicaciones ha dado a luz hijas que son exactamente iguales a ella. Esa combinación de madre e hija es anti - Palabra, anti - Espíritu y consecuentemente Anticristo. Sí,  ANTICRISTO.

Ahora, antes de que me adelante mucho, quiero mencionar que estos primeros obispos pensaban que estaban por encima de la Palabra.  Ellos le dijeron a la gente que ellos podían perdonar sus pecados por la confesión de esos pecados. Eso nunca fue la verdad. Ellos empezaron a bautizar a los infantes en el segundo siglo. En realidad practicaban bautismo regenerativo.  Con razón la gente está confundida hoy en día. Si ellos estuvieron tan confundidos entonces, estando tan cerca a Pentecostés, ahora ellos están en una condición sumamente desesperada, siendo que están a dos mil años de la verdad original.

¡OH,  IGLESIA DE DIOS,  SOLAMENTE HAY UNA ESPERANZA.  VOLVER A LA PALABRA  Y  QUEDARSE  CON  ELLA! 



De Una Exposición De Las Siete Edades De La Iglesia,  anunciada por el  Profeta  - Mensajero de Dios, el Hermano William Marrion Branham,  enviado a la Iglesia de la Edad de Laodicea,  según  Mal. 4:5-6b; Mateo 25:6, 10; Lucas 17:24-30; 1 Tes. 4: 16; Ap. 3:14-22 y Ap. 10: 7 .